Un loft de 65 metros cuadrados


Formado por cuatro zonas bien diferenciadas, el loft cuenta con un amplio salón que actúa como centro comunicador de todos los ambientes, un dormitorio que mantiene cierta reserva a través de la chimenea de vidrio negro, un baño integrado por medio de vidrios transparentes, y la cocina dividida en dos espacios y oculta en un 50% por un panel móvil. Vía Blog Arquitectura >>>