Miguel Ángel Aragonés - Eucaliptos 55, México







Esta obra de Miguel Ángel Aragonés se basa en una serie de volúmenes y espacios dispuestos alrededor de un patio abierto hacia el barranco, con una arquitectura ecléctica y de formas accidentadas. La geometría aparentemente caótica encierra un orden realmente complejo y sorprendente que consiste en utilizar las blancas paredes como una pantalla tridimensional que recibe la iluminación multicolor de proyectores estratégicamente ubicados. Los planos y volúmenes "pintados" con luz crean una composición plástica completamente distinta respecto de la que muestra la luz diurna. Vía La faz de lo innumerable.